Ficha en www.teatro.es
Edipo Rey en el Centro de Documentación Teatral
01/08/2014
Un ‘Edipo rey’ memorable
20/08/2014
Mostrar todo

Edipo Rey, el adiós a la extremeña

La última obra de esta sesenta edición se estrena esta noche y estará hasta el domingo.

José Vicente Moirón encabeza el elenco de actores extremeños en el montaje dirigido por Denis Rafter y versionado por Miguel Murillo.

Con los placeres sucede siempre que el tiempo sabe a efímero. Como efímera parece que ha sido la sesenta edición del Festival Internacional de Teatro Clásico, que esta noche presenta en la arena del escenario emeritense su último estreno. Un estreno con aire a despedida, de la mano de actores extremeños, encabezados por José Vicente Moirón, bajo las órdenes de un adoptado de la tierra, Denis Rafter y a través de un clásico de entre los clásicos. Junto a ‘Medea’, la obra de ‘Edipo Rey’ es considerada por muchos la tragedia de todas las tragedias. Y con el gran rey de Sófocles, víctima del capricho de los dioses que lo lanzan a un destino fatal, la sesenta comienza su particular cortejo de despedida, que concluirá el domingo, para pasar el testigo a la ceremonia de los premios Ceres.

Pero antes de que la melancolía inunde el escenario romano, la versión del extremeño Miguel Murillo que defienden los de Rafter, promete un montaje fiel al texto de Sófocles, autor del clásico, respetando su esencia. Sin necesidad de incluir guiños que aporten contemporaneidad a la obra. «Su mensaje es de por sí universal», explica el director de la obra, quien además añade que su intención desde el primer momento fue partir del cuenta cuentos y la fábula que se extrae de la obra.

Rafter también explica que el protagonista de la obra, Edipo, se aleja de la visión que tiene la mayoría. «No está loco», señala y lo compara con otros personajes shakesperianos marcados también por un designio trágico, tales como el Rey Lear e incluso Hamlet. «Si entiendes las obras de Shakespeare, tiene las puertas abiertas para descubrir la verdad de Edipo», indica.

Caras extremeñas

Si de algo se caracteriza Edipo, además de ser el padre de los textos trágicos, es de haber sido una obra más que representada en la capital autonómica. Hasta en doce ocasiones Edipo sentencia su muerte persiguiendo a su propia sombra. Francisco Rabal, Pedro Rodríguez y Ernesto Alterio entre otros, han dado vida a diferentes ‘Edipos’ a lo largo de todas las ediciones. Ahora es el turno de José Vicente Moirón, que encabeza el elenco de actores extremeños. Hace dos años, ya consiguió meterse al público emeritense en el bolsillo con Áyax. Lo hizo de nuevo hace unas semanas en Medellín. Con esta obra, no se espera de él menos. «Somos unos privilegiados», recalca Moirón emocionado tras realizar los primeros ensayos en el escenario romano.

El extremeño indica que con ‘Áyax’ tenía muy pocos referentes para abordar su personaje. No sucede lo mismo con Edipo. «Tiramos de muchos textos, del original, de las adaptaciones», explica el actor, que además añade que «era tal la saturación de la información que tenía que decidí tirarla a la basura y dejarme llevar». Moirón explica que su personaje es ante todo humano. «Es sin duda una víctima de los dioses, y en eso me he centrado, en la parte humana del personaje». Según el extremeño, Edipo no encarna al héroe de guerra, pero sí al político que se desvive por su pueblo. «Él cumple su palabra, aunque su palabra sea propio final». Morión concluye destacando que «me ha tocado un regalo, que es esta obra y además en el mejor teatro del mundo.

De denominación de origen extremeña es también Yocasta. Memé Tabares es la encargada de meterse en la piel de la madre y esposa de Edipo. «He participado varias veces en el Festival, he pisado diferentes escenarios en Mérida, y cada vez que vengo, me muero», señala Tabares. Sobre su personaje, la extremeña indica que «Yocasta es como el Everest, es un papel que no se puede subir y saltar a la ligera».

El resto del elenco lo forman los extremeños Gabriel Moreno, que da vida a Creonte. También la obra cuenta con Javier Margariño, y su Tiresias. Del sacerdote se encarga Juan Carlos Castillejo. Del mensajero, Camilo Maqueda. Jesús Manchón da vida al pastor, Pilar Brinquete a la criada, Vera Avellano a la pequeña Antígona y Nuria Mordillo, a su hermana Ismene.

No sería una tragedia griega sin su coro particular. Pedro Luis López bellot, junto a Francisco Quirós, Javier Herrera, Ana Jiménez, Ana Márquez, y Laura Ferrera, serán los encargados de aportar el sello característico de esencia grecolatina con el coro de suplicantes. «Me ha costado tres años poder trabajar aquí», bromea Francisco Quirós, conocido más por su faceta cómica en ‘Apretacocretas’.

De la composición musical se ha encargado José-Tomás Sousa, que encabeza el grupo de folk extremeño Acetre. Tres de las componentes del grupo dotan de música el coro griego.

Escenografía y vestuario

«No puedes esperar que el escenario se rinda a tus pies». Si de algo puede presumir Denis Rafter es de que siempre apuesta por la majestuosidad del Teatro Romano, respetando ante todo el monumento con su escenografía. «Soy muy minimalista, creo que la escenografía siempre debe apoyar a la obra, y engrandecer al mismo tiempo el entorno», explica el irlandés.

Juan Sebastián Domínguez es el encargado de dibujar en la arena del Teatro Romano lo que Rafter ya veía en su mente. «Es bastante simple, y nada invasivo, complementa lo que ya hay en el Teatro Romano», señala, al mismo tiempo que confiesa que el escenario impone. La dificultad radica en se trata de una escenografía en movimiento.

Otro pilar fundamental en la obra de Rafter es el vestuario. El encargado del diseño es Rafael Garrigós. «Para dibujar me ponía la música de Acetre», confiesa. La apuesta de Garrigós se aleja de la modernidad, centrándose en la estética visual grecolatina, y clásica. «No es una propuesta osada ni aventurera, sino fiel al texto, fiel al clásico», explica. Al mismo tiempo resalta como con poco presupuesto han ideado unos diseños en consonancia con el espacio litúrgico y ceremonial en el que se desarrolla la obra. «Es una indumentaria de volúmenes y complicada para los actores», resalta sin querer desvelar mucho más. El diseñador destaca que se trata de la esencia que tanto gusta en Mérida, arraigada a lo clásico y en relación al escenario en el que se desarrollan las obras.

La última obra de esta sesenta edición muestra sus encantos, se contonea y promete ser un final a la altura del resto de representaciones. La última obra augura emoción con una trama de sobra conocida, que poco puede sorprender, pero sí causar impacto por la brutalidad del texto. La última obra se prepara para decir adiós a un público siempre deseoso de buen teatro, que durante estos meses de verano ha sentido suya la desdicha de Medusa, la frialdad de Salomé y el amor de Dido y Eneas. Un público que ha vivido la biblia particular de los griegos, se ha adentrado en el Inframundo con Baco y su inseparable Jantias, ha bailado la danza de Pluto y se ha reído a carcajadas con El Eunuco. Un público que hace una semana fue partícipe del final de ‘Coriolano’, y esta noche, lo será del de ‘Edipo Rey’, con la emoción a flor de piel.

Marta Pérez Guillén

Leer en HOY