José Vicente
Moirón
Carmen
Mayordomo
Gabriel
Moreno
Alberto
Barahona
José F.
Ramos
Lucía
Fuengallego

Alberto
Lucero

Dirección
Antonio C. Guijosa

Traducción y versión
Isabel Montesinos

Día de San Jorge, patrón de Inglaterra, en una localidad rural que desde esa mañana acoge la feria del condado.

Johnny Byron el Gallo parece ser el hombre más odiado del lugar. Es un broncas al que han prohibido la entrada en todos los bares de la ciudad. Las autoridades quieren desahuciarlo para construir una nueva urbanización en el bosque que ocupa hace años. Y para colmo, todos piensan que está implicado en la desaparición de una chica de quince años, la reina juvenil de las fiestas de mayo, por lo que un matón quiere darle una paliza...

Pero quizás también sea el hombre más solicitado. Todo el mundo acude a su caravana del bosque en busca de drogas y alcohol, sus amigos quieren que vaya con ellos de fiesta y su exmujer le pide que pase el día con su hijo en la feria de Flintock...

El Gallo es una especie de Falstaff de nuestros días, un peligroso y magnético flautista de Hamelin que atrae a la juventud por caminos oscuros.

Rebelde, loco, poeta, payaso, mago, camello, visionario, borracho, ogro, gigante, romántico e insumiso. Un personaje moderno que alude constantemente a una Inglaterra idealizada mientras bebe, consume y trapichea con drogas, inventa historias y se burla de las autoridades que lo acosan...

Johnny Byron es Jerusalem y Jerusalem es Johnny Byron.

Reparto

José Vicente Moirón
Johnny Byron el Gallo

Carmen Mayordomo
Ginger / Dawn / Fawcett

Gabriel Moreno
Profesor / Wesley

José F. Ramos
Lee

Alberto Lucero
Davey

Lucía Fuengallego
Fedra / Tanya

Alberto Lucero
Troy / Parsons

David Espejo
Marky

Equipo artístico

Traducción y versión ISABEL MONTESINOS
Diseño de Escenografía MÓNICA TEIJEIRO
Diseño de Vestuario RAFAEL GARRIGÓS
Diseño de iluminación CARLOS CREMADES
Espacio sonoro ÁLVARO RODRÍGUEZ BARROSO
Maquillaje JUANJO GRAGERA
Coreografía CRISTINA ROSA
Técnico de sonido y maquinaria ALBERTO PUERTO
Fotografía cartel FÉLIX MÉNDEZ
Fotografía DIEGO J. CASILLAS/PAOLO SAPIO
Video EMBLEMA FILMS
Diseño gráfico AL RODRÍGUEZ
Web DIEGO PÉREZ ARAGÜETE
Distribución MARA BONILLA
Ayudante de dirección MANUEL DE DURÁN
Producción ejecutiva ISABEL MONTESINOS
Dirección ANTONIO C. GUIJOSA

Jerusalem. La Obra

Y caminaron esos pies en tiempos remotos sobre las verdes montañas de Inglaterra
y fue entonces el Sagrado Cordero de Dios visto en las agradables praderas de Inglaterra.
Y brilló pues el Divino Semblante sobre nuestras nubladas colinas y fue Jerusalén construida aquí,
entre esos oscuros y satánicos montes.

El título de Jerusalem se inspira en el salmo del mismo nombre, adaptado en 1916 por Sir Hubert Parry a partir de un poema dedicado por William Blake a Milton en 1804. La letra del mismo emplaza a luchar por la Inglaterra verde y placentera invadida por las tropas satánicas. Desde el siglo XIX es uno de los himnos no oficiales de Inglaterra.

Jerusalem de Jez Butterworth abrió la temporada del Royal Court Theatre de Londres en julio de 2009. Poco después se volvió a programar en el Teatro Apolo del West End londinense, convirtiéndose en el fenómeno teatral de la temporada 2010-11. La producción cautivó a crítica y público tanto por el texto, como por su personaje protagonista, Johnny Byron el Gallo y la puesta en escena. En 2011 el montaje viajó a América donde volvió triunfar, esta vez en el Music Box Theater de Broadway. Nuevamente el actor protagonista, Mark Rylance, en el papel de Johnny Byron el Gallo, obtuvo gran reconocimiento, al hacerse con los premios Lawrence Olivier y Tony a la Mejor Interpretación.

Recientemente Jerusalem ha vuelto -trece años después de su estreno- al Teatro Apolo de Londres, donde ha permanecido desde abril hasta el agosto de 2022. La expectación fue tal que las entradas salieron a la venta en otoño de 2021 y en pocos días se agotaron para toda la temporada.

Estamos ante una obra literariamente impecable de Jez Butterworth. Jerusalem es una fricción entre lo apolíneo y lo dionisíaco, lo moral y lo inmoral, entre lo social y lo antisocial. Es la celebración del caos, el desorden y la libertad.

Jerusalem trata de una civilización que se desintegra. De una generación a la que han robado -o se ha dejado robar- los sueños. De una civilización donde las nuevas urbanizaciones invaden el bosque, antes mágico, y de una sociedad que quiere acabar con aquel que desafía a la ley e incita a la rebelión.

Sin embargo, la rebelión de Johnny Byron el Gallo y los parias que le acompañan solo es una llamada atención y está abocada al fracaso. Jamás tendrá lugar, porque quienes la pretenden son totalmente incapaces y no tienen nada con qué sustituir el orden establecido, más allá del caos total representado en la persona de Byron. El Gallo es el dragón, el ogro, el chivo expiatorio, el antihéroe al que sacrificar por el bien de una sociedad respetable -o supuestamente respetable- para todo siga como siempre en las antaño fértiles y pacíficas tierras.

A medio camino entre la comedia ácida y negra y el drama épico, la campiña británica desfasada que pinta Butterworth nos recuerda a algunas de las mejores obras de teatro anglo irlandés, pero también al esperpento valleinclanesco visto desde otro lugar.

Es una coproducción de Teatro del Noctámbulo con la Consejería de Cultura, Turismo y Deportes de la Junta de Extremadura y el Consorcio Teatro López de Ayala